Seleccionar página
Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Queridos Reyes Magos:

Este año creo que me he portado bastante bien. Voy superando miedos, cada vez, creo un poquito más en mí, lo que me hace sentir más fuerte y equilibrada y de esta forma puedo afrontar con mayor seguridad el día a día con mis hijas y el día a día en el aula. Sé que tengo que seguir trabajando duro, para no volver a caer, que tengo que mantener mi espíritu alegre y positivo, mi ilusión por la vida.
Dicho esto, me gustaría pediros algunas cosas. Las pido con mucha ilusión y con el firme deseo de que se cumplan.

Me gustaría no encontrar más maestros apáticos en las aulas. Que aquellos que decidimos dedicar nuestra vida a los niños, lo hagamos con ilusión y con esperanza de hacer un buen trabajo, aunque nos equivoquemos, de los errores se aprende. De esta forma, nuestros niños, tendrán ilusión y pasión por aprender, por conocer y por vivir.

Me gustaría que padres y maestros pudieran trabajar juntos por el bien de los niños, que cada uno en su ámbito sea el complemento perfecto de la otro, para que así los niños crezcan seguros y no detecten hostilidad entre sus personas de referencia, si no ayuda y apoyo.

Me gustaría que todos los niños tuvieran acceso a una educación, una educación limpia, sin manipulación, en la que se les enseñe a pensar por ellos mismos.

Me gustaría que los maestros estuvieran pendientes de sus alumnos y no de ser creativos e innovadores. El maestro debe buscar siempre la mejor forma para transmitir el aprendizaje, educar y formar, ello implica ser innovador y creativo. Pero me da la sensación que últimamente hay mucho maestro obsesionado con la forma de enseñar y que todo vale siempre y cuando sea creativo y original. Sin pensar si realmente le llega al niño.

Me gustaría que dejásemos de trasmitir a los niños nuestro estrés. Hoy en día vivimos estresados, todo tiene que ser para ya, es así como estamos educando , mil actividades a lo largo del día, todo pautado, sin un momento para pensar, reflexionar, inventar, crear, vivir con intensidad, disfrutar.

Me gustaría que dejásemos a nuestros niños seguir su ritmo de aprendizaje, que les dejemos madurar, Que padres y maestros nos tomemos el tiempo de pensar aquello que es más apropiado para ellos. Últimamente también vengo observando , padres que parecen ilusionarse con que sus hijos crezcan y les hacen quemar etapas demasiado rápido, dándoles información que ellos no son capaces de digerir. Ojalá primase más el sentido común entre los padres de hoy en día!

Me gustaría que algunas personas no se dejarán influenciar tanto por aquello que ven en las redes sociales ( muy útiles, divertidas y válidas para algunas cosas) , me consta que hay quien no es capaz de ver que son simples escaparates y que hay mucha parte de ficción, que los perfiles solo muestran aquello que quieren mostrar, sin embargo creo que hay quien se siente frustrado por no conseguir una vida “perfecta” y no llegar a todo.

Me gustaría que los maestros estuviésemos más reconocidos en este país. No sólo somos personas con un buen horario y muchas vacaciones, somos profesionales que dedicamos mucho tiempo y esfuerzo a educar a las futuras generaciones. Bajo mi punto de vista, una profesión de mucha responsabilidad. ¿Cuándo se darán cuenta los que mandan y la carrera de magisterio pasará a estar en el puesto que merece ? Por tanto los maestros serán personas con verdadera vocación y empezará la sociedad a vernos de otra manera.

Me gustaría que dejásemos de estar obsesionados con que nuestros hijos aprendan inglés, que valoremos y nos demos cuenta de la importancia de nuestra lengua y de nuestras raíces y que nos demos cuenta de lo importante que es aprender las cosas bien y en su momento y lo difícil que es desaprender algo.

Me gustaría que mis hijas no crecieran en un mundo competitivo, que no se estén todo el día midiendo , ni comparando con los demás. Todos somos válidos, sólo hay que buscar y encontrar para que, cuáles son tus habilidades y desarrollarlas.

En fin, creo que mi lista de deseos sería interminable. Puede que sea ambiciosa, pero tratándose de educar espero que se entienda .

Con mucha ilusión

Irene.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail